Edición digital

“Las personas y nuestro talento son clave para proyectarnos al futuro”

La nueva ejecutiva busca continuar el legado de sus fundadores y consolidar a la empresa en el mercado nacional bajo una nueva mirada, que coloca el énfasis en la preparación de los equipos para dar ese salto.
Entrevistas 10 de septiembre de 2020

Una de las industrias que avanza día a día en tecnología y valor agregado para el sector alimentario, es la del packaging, cuyas soluciones cumplen una labor fundamental en la distribución y mantención de los alimentos, sobre todo para clientes cada vez más exigentes.

En un año lleno de cambios a nivel mundial, Empack no ha estado excenta de ellos. Hoy Ximena Calderón es la cabeza de la compañía con el desafío de consolidarse como los primeros en el ámbito frutícola, que es donde nació, y ser un actor relevante también en su área industrial, transformándose en los jugadores líderes en los servicios de packaging de fin de línea.

Liderazgo con sello femenino

En un sector mayoritariamente masculino, resulta relevante que las mujeres se atrevan a ocupar puestos de liderazgo y dar, desde su sello, una nueva mirada a la industria y a las empresas que las conforman. Este es el caso de la recientemente asumida gerente general de Empack Ltda.

Ingeniera Comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ximena Calderón, casada, madre de 3 niños, es la mayor de 4 hermanos e hija de Alberto Calderón, uno de lo socios y fundadores, de Empack, Innoprint y Matesa, todas empresas relacionadas con el mundo de la fruta. Durante 18 años trabajó para la multinacional del rubro de la higiene Kimberly Clark, desempeñando diferentes roles en las áreas de marketing y trade marketing.

En 2018 se unió al grupo Empack como directora y en una posición corporativa relacionada con el área de personas y marketing, en donde inició un trabajo para ordenar los procesos con énfasis en crear una cultura de desempeño y crecimiento.

Su paso por empresas multinacionales, en donde el rol de la mujer está mucho más naturalizado, le ha permitido asumir este desafío de liderazgo con orgullo y como una forma de “rendirle un tributo” a su padre, poniendo al servicio del negocio familiar todo lo aprendido y así dar continuidad al sueño que nació hace 4 décadas atrás.

“Cuando se abrió la posibilidad de la gerencia general y me la ofrecen los socios, la acepté. Siento que fue muy natural y un poco coyuntural. Si bien ha sido un arduo trabajo, ya he corrido dos maratones, y sé que en el minuto que uno cruza la meta es tan agradable la sensación, que vale la pena. Es por eso que creemos que las transformaciones y cambios que estamos haciendo permitirán que la compañía se inyecte de energía y logre resultados que la proyecten hacia el futuro”, comenta.

Por otra parte, el desarrollo de los equipos de trabajo resulta esencial a la hora de la consecución de objetivos y Ximena Calderón así lo cree. “Mi visión es la de una empresa en la que las habilidades son tan importantes como los resultados. Habilidades de liderazgo, competencias para comunicar, alinear equipos, visualizar mejor nuestros procesos, poner a nuestros clientes en el centro, entre otros, son las que nos permitirán proyectarnos al futuro y lograr mejores resultados. Y creo que en este ámbito me ayuda mucho ser mujer”, agrega.

Si bien Empack es una empresa en la que no está en un 50-50, el 30% de sus profesionales son mujeres, para Calderón es importante liderar una compañía que entregue desafíos relevantes a las mujeres y les permita desarrollarse profesionalmente ojalá en posiciones de toma de decisiones. Esto junto con desarrollar opciones que permitan el equilibrio personal y profesional, como lo es el teletrabajo. “Hay una serie de medidas que se pueden adoptar y que no van en contra de la productividad ni van en contra del logro de objetivos, y esa es una lógica más cercana para una mujer”, explica.


«Mi visión es la de una empresa en la que se aprovecha el talento femenino”


Soluciones para avanzar en sostenibilidad y sustentabilidad

En 2019 Empack decidió incorporar metodologías de innovación, con sprints y procesos más ágiles para lograr el objetivo de ganar terreno en la industria en que se desenvuelve y ser sostenible en el tiempo. “El año pasado se trabajó fuerte con una aceleradora de innovación para levantar proyectos nuevos, en diferentes sectores, para desarrollar nuevas metodologías y una disciplina que hemos estado incorporando para encontrar soluciones y tomar decisiones finalmente”, explica Calderón.

El resultado de este trabajo con Idemax permitió desarrollar una solución para la continuidad operacional de los clientes y que promueve la autoatención, una plataforma web que busca visualizar la información operativa para los clientes, y un nuevo canal de venta. Se trata de un proceso de transformación de negocios en esta compañía y que incluye el desarrollo de nuevos productos y herramientas de packaging.

“Tenemos el área estratégica y de innovación, que es la encargada de conocer cuáles son los dolores de nuestros clientes y cómo solucionarlos, finalmente la innovación viene de la mano del resolver problemas, y muchas de esas soluciones vienen de cosas que hemos visto en otras partes, ya sea con empresas extranjeras, o en ferias; en donde hemos podido encontrar soluciones que muchas veces implica desarrollos especiales, que sean más robustos para las necesidades del mercado local”, comenta.

Por otra parte, el mundo de la sustentabilidad hoy no es algo optativo para el mercado y las empresas en general. La empresa en 2019 se suscribió al Pacto Chileno por los Plásticos, iniciativa única en Latinoamérica que busca abordar en forma integrada la reducción del impacto ambiental del plástico, asumiendo compromisos concretos al 2025 y agregando valor a los productos desde varias perspectivas. Para Ximena Calderón “estos espacios de colaboración nos permite estar con potenciales clientes y tienen la lógica de ver lo que está mal y conectarnos con lo que se pueda hacer mejor. Como Empack estamos buscando soluciones que permitan innovar y que contribuyan a reducir la contaminación al medio ambiente. El mundo de la fruta es una cadena larga y conocer también las necesidades de los recibidores y los distintos mercados nos permite mejorar nuestra oferta”, explica la gerente general.

Contingencia v/s desafíos

Si bien la industria alimentaria es la que menos impacto ha tenido a propósito de la crisis sanitaria a nivel mundial, para Ximena Calderón el mundo ya no será el mismo. “Ninguna empresa quedará libre del futuro, independiente de si fue o no impactada por la crisis. Creo que el mundo en muchas cosas va a cambiar y será estructuralmente, desde cómo trabajamos. El teletrabajo en Empack ha permitido que en vez de estar más alejados, muchos se sientan más cercanos.

El 70% de nuestros equipos se han sentido más conectados con el trabajo de lo que estaban antes, pero con un mayor equilibrio en lo personal, lo que vemos como algo positivo. En el ámbito económico, efectivamente Chile será un país más pobre; van a cambiar probablemente los hábitos de consumo, buscando nuevos canales de compra; el e-commerce ha crecido fuertemente; y todo eso empieza a influir. Si bien no tengo certezas de todo lo que pueda venir, sí nos obliga a mirar a la vuelta de la esquina y estar un paso más allá de lo que está pasando hoy, a pensar con los equipos cuáles son los desafíos para el próximo año y qué impactos y oportunidades se nos van a abrir”, afirma.

Para la gerente general, el rubro de la industria y de la fruta tienen una lógica más clásica, pero en Empack se han planteado cambiarla. “Creemos que si queremos desarrollar un futuro debemos hacerlo en conjunto, de la mano de nuestros clientes y de sus clientes. Tenemos que conocer cuáles son sus dolores para que, con nuestra experiencia, logremos co-crear soluciones en conjunto que permitan agregarle valor a toda la cadena. Por lo general, cuesta que las empresas entreguen información, ya que involucra trabajar con las confianzas y construir relaciones al interior de la industria, pero es uno de los desafíos que como Empack nos hemos trazado”, comenta.

Justamente crear y mantener las confianzas es uno de los desafíos que tienen las empresas familiares cuando los dueños se empiezan a alejar. Para Ximena el cómo transformar lo que era algo personal de dos seres, en algo que pase a ser parte del ADN de la empresa es otra de sus metas. “Mi desafío personal y como líder de este equipo es crear, desde el punto de vista organizacional y cultural, esa misma impronta que tenían los dueños y replicarla en el mundo actual, traspasándolos, y con un ritmo que le permita siempre estar traccionando hacia lo que va a venir y que no dependa de una sola persona, o de dos como en este caso”, agrega la gerente general.

Este es el trabajo que han estado realizando como empresa durante los últimos meses desde que asumió Ximena Calderón, “desarrollar las habilidades que hemos definido como grupo y buscar la excelencia en la ejecución, que tiene que ver con hacer las cosas bien a la primera y buscar el orden interno. Esta es una compañía que ha tenido su propuesta de valor basada siempre en la relación con nuestros clientes y la innovación, y la tarea es hacer eso más fuerte y más robusto hacia el futuro”, finaliza.

 

Por Marcela Venegas
Fotografía: Arthur Dressler

MAS LEIDAS
MAS LEIDAS