Vitrina Empresarial

Control de variables v/s aumento de la competitividad

En un mercado cambiante e incierto que tiene a una pandemia como escenario de fondo, la agroindustria requiere de una constante reinvención para seguir siendo competitiva en mercados cada vez más exigentes. Implementar sistemas de gestión eficientes dentro de las empresas, que permitan una sinergia entre el conocimiento del personal y los sistemas de trabajo son parte de los desafíos para ser más competitivos.
London Consulting Group
4 de junio de 2021

En los últimos años, las empresas agroindustriales en Latinoamérica en general han mostrado un mayor interés por implementar sistemas de gestión eficientes, para ser más competitivos y así abarcar las necesidades de los mercados europeos, americanos y asiáticos desafiando los altos costos logísticos por la lejanía geográfica. Es así como el gran reto para el sector es poder manejar la cantidad de variables externas que pueden influir en la pérdida de competitividad como plagas, cambios climáticos, escasez hídrica, legales, geopolíticos globales, entre otros.

Con un sector agrícola creciente, en Chile muchas empresas han visto un aumento en el volumen de sus operaciones en el último periodo. Sin embargo, el crecimiento acelerado y sin control, en muchos casos, impacta en altos costos operativos, afectando directamente el EBITDA.

En London Consulting Group, con 30 años en el mercado y presentes en 25 países, han logrado importantes cambios al interior de las empresas que han creído en su experiencia, enseñándoles a controlar eficientemente las variables internas a través de metodologías de trabajo que faciliten la ejecución para un proceso de cambio cultural profundo y, en paralelo, optimizar procesos y modelos de gestión en las distintas etapas de la campaña del cultivo utilizando los recursos actuales.

“Hemos llevado exitosamente en conjunto con nuestros clientes numerosas experiencias enfocadas en profesionalizar los procesos de campo, siembra, cosecha y packing elevando el perfil de cargos operativos para alinear a las empresas a un sistema de trabajo eficiente y direccionado con indicadores que permiten realizar una gestión de mayor calidad para el aprovechamiento de sus recursos”, comenta Andrew Elliot, CEO de London Consulting Group para Perú, Paraguay, Chile y Bolivia. 

“Si bien hemos trabajado con empresas similares a lo largo de América y en España, nos focalizamos en realizar una primera etapa de análisis profundo y personalizado de sus procesos clave en 21 días. El objetivo es dimensionar el potencial de mejoras que existe en su organización y poder plantear un roadmap que permita capitalizarlos en la etapa del proyecto. Sabemos que para poder alcanzar el éxito, no basta con entregar un manual con recomendaciones, sino que trabajamos de lleno con nuestros clientes para garantizar la implementación del cambio y una rentabilidad sostenible. Nosotros no contabilizamos nuestro tiempo, trabajamos a tiempo completo en sus operaciones, desde el campo hasta el packing para superar las expectativas y la confianza que los clientes nos otorgan. Para lograrlo tenemos más de 5.000 proyectos que nos avalan y estamos presentes en más de 25 países”, agrega Demetrio Mendoza, Director de Desarrollo de Negocios para Chile de London Consulting Group.

 

METODOLOGÍA DE TRABAJO 

Mendoza explica que a diferencia de un grupo de consultoría tradicional, en London Consulting Group trabajan desde el campo, para garantizar cambios efectivos y resultados tangibles. “Nuestro último caso de éxito en el sector agroindustrial fue con GN Productores Agrícolas, empresa líder del noroeste mexicano en la producción, empaque y distribución de frutas y hortalizas, cuya calidad les permite la exportación del 100% de su producción al mercado mundial. Con ellos logramos incrementar, en menos de un año y con los recursos actuales, un 13% su EBITDA”, comenta el ejecutivo. 

Para lograrlo es necesario tener un sistema de planificación de recursos, tanto humanos como de maquinaria y equipo, que permita la sincronización efectiva entre las actividades de campo, necesidades comerciales e industriales, en línea con el planeamiento financiero de la organización. “Es común encontrar en nuestros clientes de la agroindustria reportes, datos y sistemas subutilizados. Es por eso que trabajamos detalladamente en el aprovechamiento de información relevante para facilitar decisiones operativas. Utilizamos la información existente para ir más allá de lo que se está visualizando actualmente”, comenta Mendoza. 

El segundo factor clave es asegurar el adecuado aprovechamiento de los recursos, tanto de equipos, como humano, en donde este último tiene cierta complejidad a la hora de administrar, ya que en el sector el perfil suele ser mucho más práctico y orientado al trabajo en terreno, lo que representa una proporción importante de los gastos. “Puede ser común manejar índices como productividad o gasto por unidad de espacio, sin embargo, una mejora marginal de estos índices no asegura que se está obteniendo lo mejor de una cuadrilla completa. Es por eso que buscamos llevar la medición, supervisión y gestión de productividad a niveles más finos y confiables”, agrega el ejecutivo.

Para Alexandre Massart, Director de Desarrollo de Negocios para Perú y Paraguay, una de las preguntas constantes entre los clientes de la agroindustria con los que han trabajado ha sido cómo lograr que las cosas sucedan en las operaciones tal como se tiene programado y definido en los protocolos de la empresa. “La mayor dificultad es que descubran cuáles son los factores claves de éxito para su área y que garanticen su cumplimiento. Estos cambios en la forma en cómo los colaboradores aprecian su trabajo permite que se focalicen en lo importante y garanticen un mayor valor para la empresa”, comenta.

Sin embargo, para London Consulting Group, el factor clave y diferenciador de su metodología de trabajo es el manejo del cambio y desarrollo humano. “Buscamos crear las condiciones ideales para el éxito del proyecto, elevando el desempeño y modificando la conducta del personal a través de un coaching grupal e individual impartido por consultores especializados en desarrollar habilidades blandas en los distintos niveles de la organización”, explica Massart.

La empresa propone a sus clientes un crecimiento sostenible, basado en los beneficios económicos que se reflejan en los resultados, y con un acompañamiento constante que les permita verificar que los sistemas de gestión implementados estén siendo utilizados correctamente y ayudándolos a corregir aquellas desviaciones que pueden aparecer durante la implementación.

MÁS LEÍDAS
MÁS LEÍDAS