Edición digital
Jim Prevor, Fundador de la revista Produce Business, del sitio PerishablePundit.com, The New York and London Produce Shows and Conferences

ITC: Solo queda esperar

El presidente de los Estados Unidos tiene poderes extraordinarios para proteger a la industria nacional, lo que incluye la capacidad de imponer aranceles y límites a las importaciones en virtud de la sección 201 de la Ley de Comercio de 1974. Un reciente informe sobre productos perecibles y de temporada en el comercio de EE. […]
Columnas 2 de diciembre de 2020
Por Jim Prevor

El presidente de los Estados Unidos tiene poderes extraordinarios para proteger a la industria nacional, lo que incluye la capacidad de imponer aranceles y límites a las importaciones en virtud de la sección 201 de la Ley de Comercio de 1974. Un reciente informe sobre productos perecibles y de temporada en el comercio de EE. UU. sienta las bases para que este poder se ejerza contra la industria mundial del arándano.

Este es un gran desafío para el sector agrícola mundial, ya que en la mayoría de los casos, la ley exige que se compruebe la existencia de prácticas comerciales desleales o de dumping para imponer derechos compensatorios u otras sanciones. Es decir, lo que establece esta ley es que debe determinarse «una causa sustancial de daño grave como resultado del aumento de las importaciones».

Sin embargo, el arándano es un caso extraño. Sí, el informe muestra por un lado grandes aumentos en las importaciones de Perú, Chile y México, con volúmenes fluctuantes de Canadá y Argentina, pero también muestra una mayor producción de arándanos en EE. UU. en los ocho estados que se habrían visto afectados.

Por otra parte, en el informe no se menciona el considerable aumento del consumo de este fruto en los Estados Unidos, lo que ha llevado al retail a promocionar y dar más espacio a los arándanos. Un informe del Departamento de Agricultura de EE. UU. señala que “el consumo per cápita de arándanos se ha más que triplicado desde mediados de la década del 2000″.

Este crecimiento se debe a la gran disponibilidad de arándanos de buena calidad que existe durante todo el año y a precios razonables. Se trata de una demanda que la industria nacional nunca podría satisfacer, y, si se bloquearan las importaciones, el alza en precios privaría a muchos consumidores de la capacidad de acceder a los arándanos y a todos los beneficios para la salud que tiene su consumo.

No hay ninguna posibilidad de que la investigación se termine antes de las elecciones. Lo que los consumidores y la industria agrícola mundial deben esperar es que se trate de un truco electoral, ya que lo que está intentando la administración Trump es atraer al electorado agrícola de estados muy disputados como Georgia, Michigan, Carolina del Norte y Florida.

Por lo tanto, lo que debería prevalecer después de las elecciones es la razón, reconociendo los beneficios que trae para Estados Unidos el mantener buenas relaciones con países de Latinoamérica que entregan a los consumidores estadounidenses una disponibilidad abundante y menos costosa de arándanos frescos.

MAS LEIDAS
MAS LEIDAS