Elifab y Pack- Man

Eficiencia, precisión y trato ultra delicado marcan la diferencia en la industria frutícola

Optimizar los procesos y garantizar un estándar de calidad elevado es el desafío que la industria frutícola enfrenta de manera constante. Elifab Chile llegó hace un año para competir con las soluciones existentes hoy en el mercado nacional y junto a Pack- Man Ltda., buscan expandir sus herramientas al resto de Sudamérica.
Por Marcela Venegas Hartung
3 de noviembre de 2020

En los últimos 10 años la tecnología en la industria frutícola ha contribuido a obtener productos más homogéneos de acuerdo a la demanda de los clientes, logrando llegar al consumidor con frutas de mejor calidad, y a los productores y exportadores con una menor pérdida de fruta en destino, más volúmenes procesados y un uso más eficiente de la mano de obra.

La clasificación de la fruta permite unificar criterios para el producto final y que las marcas se posicionen de mejor manera ante el mercado y en las mentes de los consumidores.

Si hablamos de mejorar los procesos para frutas delicadas, Elifab Chile es una reciente e interesante alternativa. La empresa nace de la mano de Elifab Solutions, empresa española que opera desde hace 5 años y que está enfocada específicamente en el desarrollo de líneas de proceso para frutas delicadas como parte del grupo holandés Elllips, quienes poseen sistemas de visión para la agroindustria desde hace 35 años con excelentes resultados incluso con los productos más complejos. Elifab llega a Chile de la mano de Pack-Man hace 2 años como socio estratégico comercial permitiendo consolidar las primeras dos instalaciones y hace ya un año con una oficina técnica.

Enfocados en el proceso de frutas delicadas como los arándanos, cerezas y tomate cherry y con una filosofía que responde al concepto de “trato ultra delicado de la fruta”, Elifab Solutions ha centrado sus esfuerzos en comprender el comportamiento de la fruta y el resultado final que buscan sus clientes, buscando soluciones en diferentes industrias (alimentarias y no alimentarias), para aplicarlas en los distintos momentos del proceso de selección. “Si recorres una de nuestras líneas te darás cuenta de que cada componente y material ha sido analizado y mejorado, procurando siempre proteger la fruta y facilitar las funciones de cada uno de los operarios que están relacionados en el proceso. Es así como usamos materiales como silicona para amortiguar el contacto con la fruta, coberturas ultra deslizantes para impedir el impacto o bien conservar las ceras naturales de la fruta, hemos agregado cortinas de viento para disminuir el agua libre en la caja final”, comenta Nicolás Carvallo, gerente general Elifab Chile.

Conscientes de que los récords del mundo se obtienen por fracciones de segundo, el líder de Elifab Chile comenta que “comprender que en un calibrador de frutas puedes encontrar 835 referencias con más de 9.300 componentes y que cada uno no ha sido escogido ni diseñado al azar, hace la diferencia. Aumentamos la velocidad de proceso de nuestros calibradores en un 20% respecto de las otras tecnologías disponibles en el mercado, nuestros equipos se diseñan para cada tipo de fruta en específico, con materiales de la más alta calidad, fáciles de operar en todas sus etapas, fáciles de limpiar e incluso de sanitizar, para permitir operaciones más amigables y eficientes en el uso de los espacios y consumo de energía, asegurando que la fruta de nuestros clientes marquen la diferencia en cualquier destino”.

Un equipo de técnicos locales y en las oficinas distribuidas en el mundo les permite contar con asistencia 24/7, adaptándose a la realidad de cada uno de los clientes.

Tras su llegada a Chile hace un año y pese al escenario adverso en medio del estallido social y las restricciones que trajo consigo la pandemia del Covid -19, en Elifab Chile fueron capaces de dar una rápida vuelta de timón y replantear su estrategia comercial consolidando sus capacidades técnicas y buscando métodos alternativos de contacto con sus clientes. Cuentan ya con 4 proyectos instalados en el país y buscan crecer a paso firme y rápido conscientes de que Chile debe aumentar su capacidad instalada para abordar los volúmenes crecientes en los próximos años. En este sentido la alianza con Pack- Man Ltda. permite ampliar y mejorar la oferta existente en el país, pensando además en llegar a otros mercados de Sudamérica, “para eso debemos continuar capacitando a nuestro equipo técnico, para abastecer un mercado alimenticio que debe seguir creciendo y mejorando, independiente de la contingencia local y mundial. El futuro lo miramos con optimismo, estamos seguros de que hemos desarrollado, en conjunto con Elifab Chile, una tecnología que va a crear un nuevo estándar de proceso y agradecemos a nuestros clientes que han confiado en nuestras soluciones”, agrega Bernardo Moltedo, managing director Pack-Man Ltda.

LAS VENTAJAS DEL BERRY CLASS Y CHERRY CLASS

El producto más exitoso es el calibrador de arándanos Berry Class que en menos de 5 años se ha implementado en más de 30 proyectos alrededor del mundo. La herramienta posee un avanzado sistema de visión que permite una precisa clasificación de la materia prima, una velocidad de proceso superior y “ultra delicado”, lo que logra conservar de mejor manera las caracterís- ticas originales de la fruta.

Hace 4 años lanzaron además la línea de proceso de cerezas Cherry Class bajo el mismo concepto de trato “ultra delicado”. De la mano de Ellips desarrollaron un sistema de visión que permite identificar características de la fruta que hoy parecían lejanas de identificar e incorporaron detalles que permiten un mejor trato de la fruta en todas las etapas de proceso.

En Chile ya cuentan con un primer proyecto en operación, tienen instaladas tres Berry Class y una Cherry Class, y para la próxima temporada esperan expandirse a otros países en Sudamérica, especialmente Perú donde Pack-Man Ltda. ya está presente desde el año 2014 con mucho éxito.

MÁS LEÍDAS
MÁS LEÍDAS